9.agosto.2018

El ajo negro

De la família de los Allium el ajo negro es sin dudarlo el que más destaca en cuanto a propiedades nutricionales y medicinales.

Su delicado sabor, su textura y su color hacen que nada tenga que ver con el ajo blanco convencional.

Gracias al proceso de fermentación todas sus propiedades se multiplican convirtiéndolo así en un verdadero Alimento Medicina.

Aquellos que me conocen bien y que me siguen en redes sociales, sabrán que yo no sé vivir sin el ajo negro. Así es, nunca falta en mi cocina ni en mi botiquín.

Lo utilizo a modo gastronómico pero sobretodo lo utilizo a modo de remedio natural por sus innumerables propiedades beneficiosas para la salud.

Lo descubrí al principio de ponerme enferma, cuando mi prioridad era buscar alimentos medicina que me devolvieran poco a poco la vitalidad y la energía.

La fermentación es un proceso bioquímico y natural por el que una sustancia orgánica se transforma en otra. Y así es como el ajo pasa de ser blanco a negro, de consistente a blando y de picante  a dulce y delicado.

Es decir, no pica, no sabe a ajo y no repite. o sea, una maravilla.

Y no sólo eso sino que gracias a este proceso de fermentación multiplica sus propiedades, como por ejemplo la vitamina C, que aumenta  10 veces su valor.

Disfruto del ajo negro en la cocina como alimento, porque entre otras cosas me encanta su sabor, pero si realmente hay algo que me fascina son sus propiedades:

  • ANTIOXIDANTE, reduce los radicales libres, previene la oxidación celular y ayuda en el proceso de envejecimiento natural del cuerpo.
  • DIURÉTICO, estimula al riñon y ayuda a eliminar y drenar toxinas a través de la orina.
  • ANTIPARASITARIO, ayuda a combatir la presencia de parásitos y hongos, como las giardias o las cándidas.
  • ANTIÁLGICO, especialmente en dolores musculares y articulares, muy indicado en artritis y reumas.
  • EXPECTORANTE, especialmente indicado para problemas respiratorios como el asma, o gripes recurrentes.
  • DETOXIFICANTE, estimula el hígado y le ayuda a eliminar toxinas.
  • FORTALECE LAS  DEFENSAS, muy indicado para procesos infecciosos y/o gripes recurrentes.
  • MEJORA LA CIRCULACIÓN, y es además muy anticoagulante, es decir es muy fluidificante.
  • FORTALECE EL SISTEMA INMUNITARIO, aumentando el número de macrófagos y linfocitos, para combatir células cancerosas.
  • ANTIHIPERTENSIVO, baja la tensión arterial (hipotensor) especialmente indicado para aquellas personas con tendencia a tenerla alta.
  • ANTIESTRESANTE Y ANTIDEPRESIVO, por ser un sedante del sistema nervioso gracias a su alto contenido en azufre y fósforo. (astenia y convalecencia).
  • REGULA TRÁNSITO INTESTINAL, y mejora la digestión; indicado en estreñimiento crónico y digestiones pesadas.
  • REGULA EL COLESTEROL, en especial las lipidemias.
  • REGULA EL AZÚCAR, gracias a la alicina disminuye los niveles de azúcar en sangre, indicado para diabéticos.

 

¿No os parece que un alimento que tiene tantas propiedades debe ser un básico en nuestro día a día? (si te gusta el sabor, claro) 😉

Por estas razones y por alguna más, el ajo negro se ha convertido en un protagonista de mi día a día. Suelo tomar dos ajos negros al día. Algunas veces los como tal cual, pero debo confesar que los disfruto mucho cuando me hago una tostada de aguacate, le pongo unos pocos germinados y on top el ajo negro. Simplemente una maravilla para los sentidos. ya me contareis que tal vuestra experiencia!

RECOMENDACIONES
  • Consumirlo preferiblemente crudo para aprovechar al máximo todas sus propiedades.
  • Guardar a temperatura ambiente.
  • Se encuentra en tiendas de herbodietética o supermercados ecológicos.
  • Adquirirlo de buena procedencia, sin aditivos y lo más natural posible.
  • Tomar de 1 a 3 grageas máximo al día.
  • Tomarlo en ayunas o al desayunar, ya que es energizante y podría dar insomnio.
CONTRAINDICACIONES

Abstenerse en periodos de lactancia o embarazo.

Gastritis.

Personas que toman anticoagulantes.

Personas con la tensión baja.

Hemorragias menstruales abundantes.

Antes o después de una operación quirúrgica.